Soluciones y productos para reducir los costes de cuidar a una persona con Alzhéimer

Posted on 4 septiembre, 2018 By In patologia , Vida diaria With no comments

La Confederación Española de Alzhéimer (CEAFA) y la Fundación Sanitas han realizado una investigación para poner en evidencia los costes de cuidar a una persona con Alzhéimer.

El estudio ‘El cuidador en España. Contexto actual y perspectivas de futuro y propuestas de intervención’ revela que el cuidado de una persona con Alzhéimer supone un coste superior a 31.000 euros anuales y que esta situación está presente en uno de cada cuatro de los hogares en España.

Los costes incluyen pruebas de diagnóstico, visitas médicas, hospitalización, medicamentos con receta, productos sin receta, cuidados a largo plazo y sueldo asociado al cuidado que deben proporcionar los cuidadores.

Según estas necesidades, el coste medio sería de 29.274 euros anuales en la fase inicial, de 36.635 en la fase intermedia y de 29.760 en la fase avanzada de la enfermedad.

No existe casi ninguna tienda física y solo varias tiendas online pero con poca variedad de productos para la ayuda a la movilidad y/o sujección de estas personas, para poder comer o beber sin que se le derrame el alimento, para poder vestirse, para tomar la medicación, y otros tantos actos de la vida diaria que resultan extremadamente difíciles a estas personas y que suponen una sobracarga de atención y esfuerzo a sus cuidadores.

Todas las soluciones que comentamos están recogidas en nuestras guías de compra , donde puedes encontrar una amplia información de productos para personas con movilidad reducida o alguna discapacidad 

Asimismo en nuestro catalogo hemos recogido algunos ejemplos como: productos como sábanas de sujeción para encamados a fin de que no se destapen de la cama, se caigan o manipulen sueros, vasos especiales para parkinson o para encamados, discos que facilitan la movilidad y el traslado de ancianos en el coche, en el hogar.. son muchos los productos que podemos ofrecer y que además de a estas personas, son beneficiosos para cualquier persona que se encuentre limitada de movilidad en algún momento de su vida como por una intervención quirúrgica, accidente, etc.

Los enfermos de Alzheimer poseen dificultadas para comer y beber solos, pero debemos de conservar todo lo posible la autonomía que todavía posean e intentar que el paciente lo haga sólo hasta que no pueda.

(1) Un vaso con tetina o pajita facilitará la ingesta de líquidos,

(2) un plato con reborde, hará que el enfermo que todavía pueda comer por sí solo, pueda empujar el contenido del mismo sin que este se vierta cobre el mantel o la mesa.

(3) Un cubierto con forma de mano como si de un rastrillo se tratase hará que el enfermo pueda prolongar el gesto de su mano en el cubierto y le sea más fácil coger la comida, sobre todo si ésta es blanda.

(4) y (5) Un agarre de seguridad para la ducha, hará que, aunque el enfermo no sea capaz de ducharse, podamos decirle que se agarre a él cuando todavía conserve equilibrio y se encuentre en fases no avanzadas de la enfermedad pero que requieren de ayuda para el aseo.

(6) Cuando el enfermo no pueda sostener la postura en bipedestación y sea peligroso asearle en la bañera porque carece de equilibrio, deberemos considerar la ayuda que nos permita ducharlo sentado como la que se muestra en la fotografía.

(7) Un asidero cerca del wáter proporcionará seguridad al enfermo y capacidad para mantenerse erguido dentro de lo que le permita la enfermedad y sobre todo facilitará al cuidador el mantener a la persona encuadrada dentro del inodoro para que pueda hacer sus necesidades sin balancearse o moverse hacia los lados. Hay personas que prefieren instalar dos asideros, uno a cada lado para que el enfermo pueda mantenerse recto.

Las nuevas tecnologías están dando una oportunidad a los mayores con dificultades físicas o mentales, permitiéndoles una independencia antes imposible.

Ya que los accidentes pueden ser algo más que común a ciertas edades, se están desarrollando dispositivos capaces de ayudar al usuario a, si no prevenir, eliminar por completo ciertos acontecimientos más que desafortunados. Entre ellos, uno de los más destacables es el detector de caídas.

El detector de caídas es un dispositivo de uso personal que envía una señal de ayuda a un cuidador específico en el caso en el que detecte una anomalía. Existen de todo tipo: con acelerómetros – un componente capaz de medir la aceleración del dispositivo que lo lleva –, que envían una señal de ayuda conectados a asientos o camas; pegados al paciente mediante un cinturón; realizando una acción conjunta con cámaras de video…

Este sólo es un pequeño extracto de las ayudas técnicas que se pueden instalar sin estar obligado a realizar una obra o a desembolsar una gran cantidad económica.

 

 

Leave a Reply

siete + diecisiete =