Soluciones para la incontinencia urinaria en adultos

Posted on 24 julio, 2018 By In patologia , Vida diaria With no comments

La incontinencia urinaria es uno de los problemas de salud más habitual en las personas mayores y se caracteriza por la pérdida involuntaria de orina de forma frecuente, hasta el punto de que llega a ser motivo de aislamiento social y pérdida de autoestima.

 

En ocasiones es una enfermedad en sí misma, pero en muchas otras es un síntoma asociado a diferentes enfermedades. Se estima que éste es un problema que sufren en mayor o menor medida entre un 10 y un 30% de las personas mayores de 65 años, siendo más frecuente en las mujeres que en los hombres, y un 60% de las de más de 80, especialmente si están institucionalizadas.

Causas de la incontinencia urinaria

Las causas de la incontinencia pueden ser muy diversas:

  • Trastornos u obstrucción del sistema urinario.
  • Problemas neurológicos o cerebrales.
  • Demencia o deterioro cognitivo (el paciente no tiene la capacidad para reconocer o responder a las ganas de orinar).
  • Trastornos neuromusculares.
  • Enfermedades neurodegenerativas.
  • Seguir un tratamiento con determinados medicamentos (diuréticos, antidepresivos, etc.)
  • Trastornos de la próstata (infección o HBP)
  • Estreñimiento severo (el bolo fecal presiona sobre la vejiga).
  • Cáncer de vejiga.
  • Espasmos vesicales.
  • Prolapso pélvico.
  • Lesiones de la columna vertebral.
  • Debilidad de los músculos del esfínter de la vejiga.

La incontinencia urinaria se clasifica del siguiente modo:

  • Incontinencia de urgencia: la pérdida involuntaria de orina se produce inmediatamente después de haber tenido unas ganas incontenibles de orinar.
  • Incontinencia de esfuerzo: la pérdida de orina se produce como consecuencia de un esfuerzo abdominal, como el que se produce al toser, al reír, al levantarse, al estornudar, etc.
  • Incontinencia mixta: se dan simultáneamente las dos situaciones anteriores.
  • Incontinencia sin percepción del deseo de orinar: es frecuente en personas enfermas y muy mayores. No perciben que tienen ganas de orinar y por tanto no controlan el esfínter.

Resultado de imagen de Incontinencia urinaria en la tercera edad

 

Cuándo ir al médico

Es muy habitual que las personas que tienen pérdidas involuntarias de orina no consulten con el médico, fundamentalmente por vergüenza. Sin embargo, debe hacerse en las siguientes situaciones:

  • Cuando se tienen pérdidas involuntarias de orina unas pocas veces seguidas.
  • Se sufre un goteo continuado de orina.
  • Se tiene una necesidad urgente o frecuente de orinar.
  • A pesar de tener ganas de orinar frecuentemente, se micciona poca cantidad.
  • Se tiene la sensación de tener la vejiga llena después de haber orinado.
  • Se presentan dificultades para iniciar la micción.
  • La orina es turbia o tiene rastros de sangre.
  • Se siente dolor o ardor el orinar.
  • Cuando la pérdida involuntaria de orina se asocia a síntomas de deterioro cognitivo (problemas leves de memoria, etc.)
  • Se toman medicamentos que puedan causar incontinencia (no hay que dejarlos hasta que lo diga el médico).

La incontinencia urinaria no debe considerarse como algo inevitable y propio del envejecimiento. Las causas pueden ser muy diferentes y es posible que sea el síntoma de una enfermedad subyacente, por lo que es esencial consultar siempre con el médico.

Junto a los diagnósticos y tratamientos médicos, también se debe recurrir a soluciones en productos que pueden ayudar en cada situación.

Ropa de cama

Si la persona que sufre incontinencia urinaria presenta episodios durante la noche o se encuentra encamada, se recomienda utilizar empapadores o protectores de colchón.

Los empapadores se pueden adaptar a una cama, sofá o silla de ruedas, permite que no se estropeen debido a las micciones del paciente.

 

 

Algunos dispositivos pueden ser lavables o desechables, por lo que se adapta a los gustos de la persona. Se encuentran también diferencias de tamaño, según la zona donde quieras utilizarlo, y de nivel de absorción para que la experiencia sea lo más personalizada posible.

Empapadores desechables 

Este dispositivo solo puede ser usado en cama, se adapta a las dimensiones del mismo y presenta unas características especiales que facilitan la absorción para proteger el colchón y, al mismo tiempo, el sueño del paciente para que no se encuentre en contacto con bacterias.

Protector de cama impermeable

 

 

Ropa para incontinencia

La ropa para incontinencia es la opción más utilizada, puede combinarse con empapadores y protectores de cama, así como existe ropa interior especializada para poder mantener los pañales para adultos a raya.

Los pañales para adultos presentan un diseño más parecido a la ropa interior que a los pañImagen relacionadaales infantiles convencionales. Recomendados tanto para ancianos como para niños de más edad que sufren esta condición.

 

 

Braga de incontinencia

Este tipo de ropa interior cumple la función de servir como barrera entre los pañales convencionales y la ropa exterior. De modo que impide que el pañal se mueva y permanezca en su sitio y así evitar las fugas. Una opción de mayor protección en este sentido pueden ser los pololos, de modo que es una opción reforzada para evitar fugas gracias a su diseño de pata con doble refuerzo.

ubio braga para la incontinencia impermeable

 

Tampones femeninos

Para las mujeres que se encuentran ante esta incómoda situación, existen unos cómodos tampones que evitan la pérdida de orina de forma natural y es mucho más discreto que las compresas tradicionales.

El dispositivo de la marca Vidasec es perfecto para esta situación, ya que presenta la característica de ser lavable con agua y aguantar durante 7 días, así como permite orinar de forma natural con él puesto con total tranquilidad.

Las compresas tradicionales también son una opción y pueden ser lo más recomendable de cara a pequeñas pérdidas. Amabas opciones, compresas y tampones, son dos opciones perfectas para que no sea nada evidente que se vean con la ropa por encima.

Pesarios

Los pesarios son dispositivos que están diseñados para cada género, aunque su función es la misma: presionar la zona para que fugas de orina no se originen.

 

 

 

Pesarios femeninos

Puede tener forma de anillo, cubo o cualquier otra forma y están adaptados a la anatomía de la zona íntima. De esta manera el dispositivo puede introducirse fácilmente, sin dañar la zona y permitiendo drenaje para orinar tranquilamente. Existentes tres niveles de prolapso uretral: leves, normal y severo. Es recomendable que contacte con su médico antes de decidirse utilizar esta opción.

Pesarios masculinos

Son más sencillos que los femeninos y permiten que la orina no se escape de forma involuntaria. Esto sucede gracias a una pequeña presión que mantiene cerrada la uretra. Presiona de forma suave para que no sea desagradable e incómodo.

Fortalecedores de suelo pélvico

Las mujeres pueden combatir esta situación mediante algunos ejercicios. Así permiten que puedan fortalecer la zona vaginal y no orinar involuntariamente. La paciente puede optar por conos fortalecedores, esferas o electro estimuladores con programas especiales para este problema.

Todos los productos que se mencionan tiene acceso a través de Amazon, lo que garantiza la entrega y devolución en caso de no cumplir las expectativas

Leave a Reply

cinco × cinco =