• Home
  • ancianos
  • Pulsioxímetro de dedo: Qué es y como elegir uno para casa

Pulsioxímetro de dedo: Qué es y como elegir uno para casa

Posted on 25 septiembre, 2018 By In ancianos , Vida diaria With no comments

¿Qué es la oximetría de pulso y el pulsioxímetro?
La oximetría de pulso es una prueba utilizada para medir el nivel de oxígeno (saturación de oxígeno) de la sangre. Es una medida fácil e indolora de qué tan bien se envía oxígeno a las partes de su cuerpo más alejadas del corazón, como los brazos y las piernas.

En una parte del cuerpo, como un dedo o un lóbulo de la oreja, se coloca un dispositivo parecido a un clip llamado sonda. La sonda usa luz para medir la cantidad de oxígeno en la sangre. Esta información ayuda al proveedor de atención médica a decidir si una persona necesita oxígeno adicional.

Cuales son la claves para seleccionar uno: 

Tamaño / peso: El peso junto con el tamaño es una de las claves que deben de ser valoradas, de esta forma se podrán llevar a cualquier parte sin que nos suponga una molestia. En estos casos vemos que hay varios modelos que se ajustan a esta característica:

Pantalla:  Los modelos actuales integran una pantalla LED para controlar más fácilmente los datos de medición. En ella aparecerá el nivel de oxígeno, frecuencia cardiaca… incluso hasta indicador de batería baja para que la carguemos y nos podamos quedar con el aparato sin carga de bateria.

Dependiendo de lo que necesites, podrás comprar pulsioxímetros con un mayor o menor número de prestaciones.

Sistema de alimentación: Muchos de estos aparatos funcionan con una batería; con pequeñas pilas que los alimentan. Suelen ser una buena opción porque, aunque si bien es cierto que requerirá controlarlas para evitar que se descarguen, tienen una duración muy amplia al paso del tiempo.

 

Alarma: Si no entendemos mucho sobre los resultados que nos puede dar el aparato, es muy importante que el pulsioxímetro tuviera una alarma, para indicarnos cuando estamos hablando sobre valores anormales. Si salta la alarma, podemos ir directamente al médico para evitar cualquier problema mayor.

Función de “ahorro de energía”: Aunque si bien es cierto que estos aparatos duran mucho tiempo encendidos, nos los podemos dejar puestos por accidente en cualquier momento, lo que disminuiría su batería. Por ello, no estaría de más comprar un pulsioxímetro que tuviera función de auto apagado.

 

 

Material de calidad: Al igual que a la hora de comprar cualquier aparato, elegir un material de calidad no es una opción, si no algo completamente imprescindible. Aunque tengas que pagar un poco más, apuesta por un material que sea capaz de resistir golpes y caídas, aunque sean pequeños/as.

¿Por qué podría necesitar oximetría de pulso?
La oximetría de pulso se puede usar para ver si hay suficiente oxígeno en la sangre. Esta información es necesaria en muchos tipos de situaciones. Puede ser utilizado:

  • Durante o después de una cirugía o procedimientos que usan sedación
  • Para ver qué tan bien están funcionando los medicamentos para los pulmones
  • Para verificar la capacidad de una persona para manejar niveles de actividad incrementados
  • Para ver si se necesita un respirador para ayudar con la respiración, o para ver qué tan bien está funcionando
  • Para verificar que una persona tenga momentos en que la respiración se detiene durante el sueño (apnea del sueño)
  • La oximetría de pulso también se usa para controlar la salud de una persona con cualquier afección que afecte los niveles de oxígeno en la sangre, como:
  • Ataque al corazón
  • Insuficiencia cardíaca
  • Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)
  • Anemia
  • Cáncer de pulmón
  • Asma
  • Neumonía

Su proveedor de atención médica puede tener otras razones para recomendar la oximetría de pulso.

¿Cuáles son los riesgos de la oximetría de pulso?
Todos los procedimientos tienen algunos riesgos. Los riesgos de este procedimiento pueden incluir:

  • Lectura incorrecta si la sonda cae del lóbulo de la oreja, dedo del pie o dedo
  • Irritación de la piel por adhesivo en la sonda
  • Sus riesgos pueden variar según su salud general y otros factores. Pregúntele a su proveedor de atención médica cuáles son los riesgos más importantes para usted. Hable con él o ella sobre cualquier preocupación que tenga.

¿Cómo me preparo para la oximetría de pulso?
Su proveedor de atención médica le explicará el procedimiento. Asegúrese de hacer cualquier pregunta que tenga sobre el procedimiento. Si se va a utilizar una sonda digital, es posible que se le solicite que quite el esmalte de uñas.

¿Qué sucede durante la oximetría de pulso?
Es posible que tenga su procedimiento como paciente ambulatorio. Esto significa que te vas a casa el mismo día. O puede realizarse como parte de una estancia más prolongada en el hospital. La forma en que se realiza el procedimiento puede variar. Depende de su condición y los métodos de su proveedor de atención médica. En la mayoría de los casos, la oximetría de pulso seguirá este proceso:

  • Se colocará un dispositivo parecido a un clip llamado sonda en el dedo o en el lóbulo de la oreja. O bien, se puede colocar una sonda con adhesivo adhesivo en la frente o el dedo.
  • La sonda puede dejarse encendida para un monitoreo continuo.
  • O puede usarse para tomar una sola lectura. La sonda se eliminará después de la prueba.

En este video podemos ver las partes claves de funcionamiento

¿Qué sucede después de la oximetría de pulso?
Puede irse a casa después de la prueba, a menos que esté en el hospital por otra razón. Puede volver a su dieta y actividades normales según las instrucciones de su proveedor de atención médica. Su proveedor de atención médica puede darle otras instrucciones después del procedimiento.

Tipos de pulsioxímetro

Pulsioxímetros de dedo: Si no nos queremos complicar demasiado la vida, utilizaremos este tipo de pulsioxímetro, ya que es la opción más práctica a la hora de medir tanto el nivel de oxígeno de la sangre, como la frecuencia cardiaca. Su funcionamiento no podría ser más sencillo, ya que tan solo requerirá de qué pongamos el dedo en el aparato, pulsemos el botón y apreciaremos los valores en la pantalla. La pantalla se suele confeccionar con tecnología LCD, teniendo una buena autonomía. Eso si, habrá que analizar el tipo de batería que tienen, para ver si su duración es mayor o menor.

Pulsioxímetros de mesa: Si buscamos un modelo que esté más especializado, comprar un pulsioxímetros de mesa puede ser una mejor opción. Estos son los que se suelen usar en los ambulatorios, hospitales y diferentes centros de salud. Lo cierto es que son muy parecido a los de dedo; de hecho, se encuentran conectados a estos. Sin embargo, reciben los datos en pantallas más grandes, para lograr unos resultados mucho más ajustados y adaptados a las necesidades del paciente. Sin embargo, son algo más complicados de usar.

Pulsioxímetros de muñeca: Son bastante parecidos a los primeros de la lista, pero en este caso no introducimos el dedo si no que, obviamente, se adaptarán a la muñeca. Algunas personas no pueden aguantar la presión en el dedo, por manías o por traumas, por lo que esta opción se considera una de las mejores.

Puedes saber mas sobre este tema y otros visitando nuestro blog en este enlace 

Leave a Reply

uno × 5 =