Espasticidad ¿qué es y cómo abordarla?

Posted on 28 agosto, 2018 By In patologia , Vida diaria With no comments

Hoy hemos acudido a hacer una revisión de la información tan útil que proporciona la entidad sin ánimo de lucro Convives con Espasticidad, para facilitaros más información sobre ella, e ir ofreciéndoos consejos y pautas para mejorar nuestro bienestar cuando la padecemos.

La espasticidad es un trastorno motor asociado a múltiples enfermedades y discapacidades. Su origen se encuentra en una alteración del sistema nervioso central que provoca un aumento del tono muscular dificultando y/o imposibilitando total o parcialmente el movimiento de los músculos afectados.

 

¿Qué se siente?

La sensación que provoca la espasticidad es la de estar atado de piernas y/brazos (según las zonas afectadas), generando una tensión muscular que impide el movimiento total o parcialmente.

 

¿A quién afecta la espasticidad?

Niños, adultos, adolescentes… Los afectados son tan numerosos como heterogéneos. Esta sintomatología está presente en muchas patologías entre ellas: la parálisis cerebral infantil,la espina bífida, el daño cerebral adquirido, el ictus, la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica, las ataxias, las lesiones medulares, los traumatismos cráneo-encefálicos y otras patologías.

 

¿Cómo se debe tratar?

Es imprescindible que el abordaje de la espasticidad sea multidisciplinar. No debemos olvidar que esto es imprescindible y esencial para un buen diagnóstico y un mejor tratamiento. El equipo de especialistas  normalmente debe estar formado por: un neurólogo, un fisioterapeuta, un traumatólogo y un médico rehabilitador. Aunque a veces no se contempla, es importante el papel del psicólogo que ayudará tanto a la familia como a la persona afectada, apoyándoles en el proceso de aceptación.

 

¿Se cura la espasticidad?

La espasticidad no se cura, se trata, intentando atenuar y prevenir síntomas más graves como las contracturas o malformaciones óseas.

 

¿Hay tratamientos?

Claro que sí. La Toxina Butolinica, el Lioresal Oral, las Ortesis, los Teratogs, la Hidroterapia, la práctica del deporte, en especial la natación, entre otros. Los 4 primeros están indicados bajo la prescripción y supervisión de un especialista.

Además, no podemos olvidarnos de la FISIOTERAPIA, imprescindible en la vida de una persona con espasticidad o con cualquier tipo de discapacidad física.

Otras recomendaciones beneficiosas son mantener una correcta higiene postural y evitar situaciones de estrés o de frío.

En nuestra revista puedes encontrar algunos consejos de tratamiento tanto de higiene como posturales 

Entre los tratamientos quirúrgicos destacan: las Rizotomías y el ITB (Terapia de Baclofeno Intratecal).

 

¿Y tú? ¿Convives con espasticidad? En Discubre te facilitamos los mejores profesionales para tu salud. Fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogos… y mucho más. Puedes visitar nuestro directorio y buscar el mejor profesional para ti.

Asimismo puedes encontrar en nuestro catalogo y guias de compra productos de apoyo y ortopedia relacionados con el artículo

No dudes en visitar y te podremos aconsejar sobre las soluciones más convenientes para tí.

Fuente: Convivir con espasticidad

Leave a Reply

3 × 2 =