Baloncesto en silla de ruedas, más que un deporte

Posted on 3 septiembre, 2018 By In Ocio y deportes With no comments

La independencia que los deportes pueden brindar a las personas con discapacidades es algo que ha ayudado a cambiar la percepción y la imagen de la persona que sufre una discapacidad en movilidad.

Como nos comentó un usuario de DISCUBRE y practicante habitual de este deporte: “El baloncesto en silla de ruedas es un vehículo increíble para integrar una variedad de grupos de personas. Creo que abarca el verdadero espíritu del deporte donde literalmente cualquiera y todos pueden jugar. No importa si tiene una discapacidad o no, si es un niño o una niña o si es joven o viejo, hay un programa disponible.

El baloncesto en silla de ruedas es un catalizador para un cambio positivo en nuestra sociedad y demuestra los valores del movimiento Paralímpico. Ya sea a nivel popular, recreativo o en la búsqueda de la excelencia en el escenario internacional, el baloncesto en silla de ruedas une a las personas “.

Esta idea se puede ver en el documental elaborado sobre un equipo de baloncesto en silla de ruedas “The Rebound” y que sigue el viaje del equipo de baloncesto en silla de ruedas “Miami Heat Wheels”.

Como se comenta por uno de los jugadores que aparecen en el documental: “Nos animamos mutuamente y aprendimos unos de otros, y debido a nuestras discapacidades y el tiempo que hemos estado juntos, nos ha permitido hacer buenos amigos tanto a nivel local como en otros lugares”. Major- otro de los jugadores que aparecen en el documental, comenzó a jugar baloncesto en silla de ruedas después de que una lesión lo dejó con una discapacidad hace unos 25 años.

 

Él dice que una de las cosas que le gusta del juego es la reacción de los amigos de la familia que salen a ver estos juegos:  “Sabes, a veces simplemente se sienten compasivos por ti, pero luego cuando salen y ven el juego, la reacción después del partido es totalmente distinta, nos dicen cosas como que estamos chiflados, o que no tenían idea de que fuera así de competitivo y agresivo, y esa sensación posterior es siempre la reacción que me gusta ver”.

Respecto a la parte más técnica, las sillas del baloncesto en silla de ruedas están provistas de tres o cuatro ruedas (dos grandes en la parte posterior y una o dos en la parte delantera) con un aro apoya manos en cada rueda grande. Asimismo, no están permitidos mecanismos extra “que faciliten la conducción, como frenos o cambios de marchas, y cómo máximo se pueden tener dos ruedas pequeñas (castors) unidas al marco o eje trasero.

En algunos casos si el jugador necesita utilizar un cojín las medidas de este acolchado también están reguladas: la altura máxima desde el suelo a la parte superior del cojín es de 63 cm o de 58 cm dependiendo de la clase de jugador.

En DISCUBRE puedes encontrar algunos modelos como estos https://discubre.com/showroom/invacare-top-end-schulte-7000-series-basketball-wheelchair-ps7/

. Lo más destacable de estas sillas de rueda de alta gama es su personalización, gracias a lo cual la silla de ruedas responde inmediatamente a cada uno de tus movimientos.

Leave a Reply

20 − 15 =