Elegir una cama articulada para casa

Posted on 17 julio, 2018 By In Cama Articulada , hogar With no comments

Cuando debes elegir una cama articulada (para ti o para alguna persona cercana), muchas veces no sabes por dónde empezar, ves que las hay con y sin carro elevador, con y sin ruedas, con distintas funciones, de distintos materiales, con tren y antitren, con trapecio…

En este artículo vamos a darte las claves para que puedas elegir la cama ortopédica que más se ajuste a las necesidades de la persona que va a usarla.

Para empezar, ¿qué es una cama articulada?

Una cama articulada (también llamadas, cama eléctrica o cama ortopédica) no es más que una cama con un somier que puede articularse en distintos planos, normalmente cuatro o cinco, actualmente estas camas suelen ser eléctricas, aunque aún quedan algunas que se manejan mediante manivelas, y se manejan con un mando electrónico.

Estas camas incorporan las prestaciones necesarias para las personas con algún tipo de dependencia. La mayoría de ellas están fabricadas para soportar hasta 140 kilogramos de peso, pero existen en el mercado camas XXL, que llegan a soportar hasta 350 kilogramos, son las denominadas bariátricas. En cuanto a las medidas, podemos decir que la estándar para una cama eléctrica es de 90 centímetros de ancho por 196 de largo, para un colchón de 90×190. Pero podemos encontrar camas de 70, 75, 80, 105 centímetros…

 

Una pregunta que suelen hacerse muchas personas que necesitan comprar este tipo de cama es si existe algún modelo para matrimonios. Sí, las hay de dos tipos, con un solo somier o con dos somieres independientes para que cada usuario pueda adaptarlo a sus necesidades. Si nos preguntáis a nosotros, os aconsejaríamos que, en este caso, compréis dos camas articuladas independientes y las pongáis una junto a la otra, ya que es más barato, más cómodo en el momento de asistir a los usuarios y además las sábanas son más fáciles de conseguir.

Somier Articulado y Colchon Viscoelastico

Un modelo de gran éxito que viene con colchón es este:

https://amzn.to/2z1UU1b

 

Comprar

 

Cama Articulada Reforzada Adaptator con Motor Eléctrico Medida 135 x 200 cm

https://amzn.to/2z11y7x

Una vez que sabes qué es lo que tienes que comprar, la primera pregunta que te harán es si la quieres con o sin carro elevador. Pues aquí la respuesta es fácil, la mejor opción siempre es con carro. ¿Por qué? Porque es la más cómoda, tanto para el usuario como para el cuidador. El carro elevador lo que hace es subir y bajar la cama a distintas alturas, entre 40 y 80 centímetros, aunque hay camas para personas encamadas con carro elevador especialmente indicadas para personas con Alzheimer, que pueden bajar hasta los 20 centímetros. Su mayor ventaja es para el cuidador ya que le permite no tener que forzar la espalda a la hora del aseo, cambios posturales o cambio de sábanas.

 

Dentro de las camas con carro, las hay de dos y tres funciones, ¿qué significa esto?:

– Si nos dicen que es una cama eléctrica con dos funciones. Las dos funciones serían la de subir y bajar la cama con el carro elevador y la de movilizar eléctricamente la parte superior de la cama (de cintura hacia la cabeza). En estos casos, la parte inferior (de cintura hacia los pies) tiene un sistema manual de cremallera.

– Si la cama es de tres funciones. Es una cama totalmente eléctrica, todos los planos se manejan mediante un mando electrónico.

 

https://amzn.to/2lSluAt

 

– Puede haber distintas configuraciones, pero teniendo claro lo que significan las funciones, podremos preguntar cuáles son las que tiene cada cama.

Las camas eléctricas con carro elevador pueden tener dos sistemas de elevación:

– Tijera o carro elevador. La cama se eleva mediante un sistema de tijera, que se va abriendo y cerrando en función de la altura que necesitemos.

https://amzn.to/2MIt5No

– Telescópica. La cama tiene dos motores independientes, uno en el cabecero y otro en el piecero, que son los que hacen que la cama suba y baje.

 

¿Qué son el tren y el antitren de Lemburg? Hemos dicho que el carro elevador lo que hace es subir y bajar la cama, pues el tren y el antitren lo que hacen es inclinar la cama hacia el cabecero o hacia el piecero. ¿Para qué sirve esto? Hay personas que, al pasar mucho tiempo encamadas, necesitan cambios posturales, entre ellos inclinarse hacia arriba o hacia abajo para que la circulación de la sangre sea más fluida.

Las camas articuladas sin carro son más económicas y puede que ahora mismo no necesites el carro, pero hay que plantearse que en un futuro no muy lejano es muy posible que sí lo necesites y, aunque luego puedas adaptarle el carro elevador, deberías pensarlo antes de adquirir la cama.

 

Una vez decidido el tema del carro, la siguiente pregunta sería el material del somier.

– Madera, el más clásico. Lo más parecido a un somier de lamas de una cama normal. Están sujetos por unos tacos de un material elástico (plástico) que hacen que sea flexible. Podemos pensar que por este motivo será más cómodo que otro fabricado en un material rígido, pero será el colchón el que nos dará el confort. Si hacemos casos a los grandes consumidores de estas camas articuladas, como son los geriátricos, ellos no suelen usarlos, ya que la madera, aunque esté tratada, es un material poroso y es más propenso a los olores, las manchas… Como ventaja adicional, destacaremos que son los más económicos.

– Acero. Este somier es rígido, por lo que proporciona más firmeza. Además evitamos los riesgos que tiene el de madera con respecto a los olores y las manchas.

– Fenólico. Se trata de un material similar al PVC, tiene las ventajas del somier de lamas de madera, con respecto a la flexibilidad de las mismas, y las de los de acero, con respecto a la firmeza y la ausencia de olores y manchas. Este tipo de somieres son los más caros por sus características.

Otra cuestión importante a la hora de elegir nuestra cama, son las patas. Vamos a daros las distintas opciones, tanto para camas sin carro, como para las que lo tienen.

 

– Para camas sin carro elevador:

  • Patas con ruedas, pueden tener dos o cuatro ruedas, en el caso de las cuatro ruedas, pueden tener freno en las cuatro o sólo en dos de ellas.
  • Patas sin ruedas, pueden ser fijas o telescópicas, que se pueden subir o bajar de forma manual desde los 30 hasta los 50 centímetros, en tramos de 5 centímetros.

 

– Para camas con carro elevador:

  • Patas sin ruedas, no suelen usarse, por su dificultad para moverlas.
  • Patas con 4 ruedas, la hay con frenos en las cuatro ruedas, frenos en dos de las ruedas o con freno centralizado, que evidentemente, son las más cómodas.

 

Por último vamos a hablaros de algunos accesorios que podéis añadir a vuestra cama en función de las necesidades de la persona que vaya a usarla:

 

– Cabecero y piecero. Son elementos puramente estéticos ya que no son necesarios para que la cama de ortopedia realice su función.

– Barandillas. Hay usuarios que necesitan que su cama tenga una o dos barandillas, por seguridad por ejemplo o porque necesiten un apoyo a la hora de acostarse o levantarse de la misma. En el mercado podemos encontrar barandillas universales que sirven a la mayoría de las camas y por supuesto barandillas de la misma marca que la cama que hemos adquirido. Podemos elegir entre barandillas telescópicas o barandillas abatibles, con distintas alturas según las necesidades. Éstas últimas son las más cómodas de usar. También hay camas que tienen integrado el cabecero y la barandilla.

https://amzn.to/2KFQWMZ

 

Trapecio incorporador. La mayoría de las camas suelen traer de serie los anclajes para que se le pueda adaptar el incorporador. Es un asidero para que, personas que tienen alguna movilidad, puedan usarlo para incorporarse o recolocarse en la cama.

– Portagoteros. Como en el caso de los trapecios, las camas están preparadas para incorporar un sistema de gotero.

Esta aproximacion la complemnetaremos en los siguientes dias con una guia de Discubre de compra de camas y complementos

Leave a Reply

8 + ocho =